Misa por la beatificación de Esquiú

Se llevó a cabo en la noche del miércoles en Piedra Blanca, a la que asistieron autoridades municipales y miembros de la comisión que trabaja en este tema.

Con motivo del 135° aniversario del paso a la eternidad de Fray Mamerto Esquiú, se llevó a cabo un oficio religioso frente a su casa natal en Piedra Blanca, en el departamento que lleva su nombre.

Previo a ello autoridades municipales y del Concejo Deliberante de ese departamento depositaron una ofrenda floral , al igual que representantes de agrupaciones gauchas, y miembros de la Comisión Pro Beatificación.

La Santa Misa por presidida por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, y concelebrada por el Vicario Episcopal de Pastoral, Pbro. José Antonio Díaz y sacerdotes de varias parroquias.

En su homilía, el presbítero José Díaz asoció la vida de Fray Mamerto Esquiú con el año dedicado a la piedad popular recordando que “estamos caminando hacia la celebración del Jubileo de los 400 años del hallazgo de la Imagen de la Virgen del Valle”.

En tal sentido mencionó que frente a esta preparación “sólo faltaría un regalito más, y es que en estos años, si Dios quiere, el Santo Padre haga beato a Fray Mamerto Esquiú. Ese sería un regalo hermoso. No estamos lejos y la Iglesia reza para que así suceda”.

Luego de la oración de los fieles, representantes de las distintas comunidades del departamento que honra al ilustre fraile acercaron como ofrenda los frutos de la tierra; y las autoridades civiles y miembros de la Comisión Pro Beatificación acercaron el pan y el vino.


Compartir