Un empleado judicial agredió a su esposa pero no quedó detenido

La mujer lo denunció y cuando lo policía iba a detenerlo curiosamente se revocó el pedido de arresto.

Un hombre agredió brutalmente a su esposa y le produjo importantes heridas en su rostro lo que le provocó algunas fracturas y ahora deberá someterse a una cirugía para reconstruir su rostro.

Para colmo, el hombre –un empleado judicial-, no quedó detenido ya que cuando efectivos policiales se dirigían a cumplir la medida en el edificio del Poder Judicial donde trabaja la medida fue sorpresivamente revocada y mantuvo su libertad.

El hecho ocurrió en la noche del martes en el domicilio de la pareja donde viven con sus cinco hijos. Por motivos desconocidos, el hombre –quien además practicaría artes marciales- atacó salvajemente a la mujer y le produjo importantes heridas en el rostro. Por los golpes, la mujer debió ser atendida e incluso se le realizó una tomografía por posibles daños cerebrales.

Tras el hecho, la víctima presentó la denuncia y la investigación recayó en el fiscal Víctor Figueroa quien había ordenado la detención del empleado judicial, medida que debía cumplirse el viernes al mediodía. Sin embargo, al llegar los efectivos policiales al edificio judicial el arresto del agresor no pudo cumplirse ya que sorpresivamente surgió otra orden de dejarlo en libertad.

El hombre está ligado a la causa, que se encuentra caratulada como “lesiones graves calificadas por el vínculo” y se espera que se presente en las próximas horas ante la justicia.


Compartir